Confesión aleatoria

Me encanta estacionarme a la par de un puente peatonal que hay cerca de mi casa a la hora de salida de las chicas de un colegio cerca de dicho puente, ya que con la prisa y el relajo que arman por ir saliendo de sus clases, puedo estar un largo rato viéndoles los calzones al ir subiendo o bajando las escaleras. No existe nada que me ponga tan duro el pito que ver sus nalguitas desbordandose de esas prendas intimas de algodon tan deliciosamente apretadas etre cada paso. El solo roce de mi miembro erecto con el pantalon me puede mantener por varios minutos ahi y de vez en vez me doy algun jalon para sentir mas rico, casi siempre puedo eyacular con el calzon más pequeño que traiga alguna de ellas. Me encantaria quitarles sus zapatos y dejarlas con sus calcetas y uniforme y oler todo lo que despide su cuerpo despues de estar horas sentadas. Tengo a veces que morderme los labios para no moverme tanto y ser obvio cuando alguna mas guapa que las demas, con su falda muy porencima de sus rodillas sube el primer escalon y me deja ver  su ropa interior ..... es la  sensacion mas rica que pueda haber. Haciendo intentos en vano por cubrirse a veces, lo olvidan al ir por la mitad de la subida